+52 (984) 803 44 55 info@chfmexico.com

At the end of last year a religious congregation of women contacted us; they had suffered an invasion of a property purchased by them years ago in which they planned to establish a home for women suffering violence. This congregation has more than 10 houses of this kind throughout the country; in Quintana Roo there is already one of these houses in the city of Cancun. Unfortunately Playa del Carmen had to wait to have its own shelter, since shortly after buying the property and before they could use it for these purposes, squatters entered the place.

A few moments after the property was vacated.

This congregation is conformed by religious catholic women who decided to give their lives not only to God, but also to their mission of providing shelter and protection to other women who are victims of domestic violence and ignorance. Like many organizations, this one lives on donations from people who sympathize with their cause, and unfortunately as in many cases, these donations are not always enough and there are times where livelihoods becomes a daily problem. Given these circumstances, seeking help to resolve their squatter problem became complicated and was not a priority.

Since our firm doesn’t do criminal law, at first we were reluctant to take it and thought about the possibility of referring them to someone else, unfortunately the culture of pro bono work is unknown in the area and we couldn’t find anyone willing to take this case at no cost. Given the great work that these women do, we were morally forced, to offer everything that was in our hands and resources to help them to solve their problem, so we immediately started the legal procedure by submitting the corresponding complaint before the District Attorney, and now these kind women were our clients.

Although we knew that justice would be eventually in our side, we were also aware that it would be a slow and costly procedure, so regardless of the legal actions, we decided to negotiate. We began to have some communication with the squatters and as the days passed, we established some sort of a good relationship with them. In the end, the negotiation was our best weapon, though they had committed a crime and although we had submitted our compliant, we decided to focus on finding an amicable and peaceful solution, by offering legal certainty to all the parties involved.

In January we finally reached an agreement, which on one side recognized their needs, by allowing them to live for three months more in the property, while at the end of that period, they should peacefully vacate it. The squatters honored their word and left by their own feet, most important of all, they understood that what they did was against the law, but you can always rectify and everybody is happy. Playa del Carmen soon will have a new support center for women and Calderón & Associates is proud to have contributed to make this happen for the sake of a better future for our beautiful community.

About the author Gustavo Calderón:

Gustavo Calderón, is a Lawyer and University Professor in Playa del Carmen, Mexico, with more than 10 years of experience in Corporate Law and Real Estate Law. Mr. Calderón focuses his practice towards serving the expatriate population of the Riviera Maya.

TRES COSAS QUE NECESITAS SABER

La primera cosa que necesitas saber es que de acuerdo a la Constitución Mexicana, la regulación de los actos del registro civil es una facultad exclusiva de los estados. Hay 31 estados en México y 1 Distrito Federal, por consiguiente hay 32 registros civiles diferentes y una regulación federal para casos de jurisdicción federal. En términos generales, la mayoría de los requisitos en todo México son los mismos, sin embargo algunos lugares como la Ciudad de México han mostrado una actitud muy progresista simplemente por no hacer ninguna diferencia entre los matrimonios tradicionales y matrimonios del mismo sexo.La segunda cosa que necesitas saber es que aun cuando México es una país muy católico, se ha hecho un gran esfuerzo por mantener la separación entre la religión y el estado desde el siglo XIX. Por esta razón, las bodas religiosas no son reconocidas oficialmente, la única manera de contraer matrimonio oficialmente es haciéndolo ante un Oficial/Juez del Registro Civil en las oficinas del registro o por un costo extra, en un lugar diferente (la playa, un hotel, una hacienda, etc.). La mayoría de los católicos mexicanos por lo general se casan dos veces en el mismo día, primero en una pequeña ceremonia con sus familiares y amigos más cercanos ante el Oficial/Juez del Registro Civil, y unos momentos más tarde lo hacen en una iglesia ante un sacerdote, de acuerdo a la regulación de la iglesia católica.

Tercero: El régimen de los bienes. Todos los estados de México te dan 2 opciones a escoger entre (i) Comunidad de Bienes, cuando las dos partes acuerdan compartir todos sus bienes; y (ii) Separación de Bienes, cuando cada parte mantiene la propiedad de sus propios bienes. En algunas casos hay una tercera opción dependiendo de cada estado, que es una mezcla de los 2 primeros regímenes, y un acuerdo marital de los bienes (capitulaciones matrimoniales). Es muy importante estar informado acerca del régimen y sus consecuencias. A las parejas por lo general se les pregunta al momento de que se casen qué régimen de propiedad han elegido, sin embargo de acuerdo a la regulación de algunos estados, si no se menciona nada, se entiende que es bajo el régimen de bienes mancomunados, mientras que en otros estados se entenderá bajo el régimen de separación de bienes.

PROCESO, TIEMPOS Y DOCUMENTACIÓN

Para casarse “oficialmente” en la mayoría de los estados de México, cada contrayente necesitará el original del certificado de su nacimiento, que en caso de no ser un certificado Mexicano, necesitará ser legalizado o que se acompañe por un sello de apostilla. Para apostillar en Estados Unidos, será necesaria una copia certificada del certificado de nacimiento emitido por el departamento de estadísticas vitales del estado donde cada contrayente nació, y deberá ser enviado a la Secretaría de Estado donde fue emitido dicho certificado de nacimiento para su apostilla. El procedimiento de cada estado es fácil, pero es necesaria una pequeña búsqueda en el sitio web de la Secretaria de Estado correspondiente para conocer ubicaciones y costos. Hay servicios disponibles en línea que pueden hacerse cargo del proceso de apostilla de manera fácil y económica, una búsqueda en Google con la frase “Servicios de Apostilla” puede arrojar múltiples opciones.

Este documento después necesita ser traducido al español por un perito traductor autorizado, quien puede ser contactado en línea, después cada certificado y su correspondiente apostilla certificada necesitará ser enviada al traductor por lo menos un mes antes de la boda, y así tenga suficiente tiempo para terminar la documentación. Los documentos pueden ser enviados a los estados o ser recogidos en la Ciudad de México. Le dará más tranquilidad tener los documentos en mano cuando menos antes de partir a México, pero teniendo los documentos de vuelta a los Estados Unidos desde México va a tomar por lo menos unas pocas semanas para completar el proceso.

La ceremonia legal puede llevarse a cabo en las oficinas del registro civil o en otra ubicación fuera de ellas, el costo para llevarse a cabo fuera de las oficinas es ligeramente mayor. Lo mejor es programar el tiempo de los jueces con anticipación ya que a menudo tienen reservado por lo menos un mes antes de tiempo.

Antes de partir a México es necesario terminar de recabar la documentación requerida para la boda: comprobante de domicilio (luz), pasaportes y unos cuantos formatos que necesitan ser llenados para el acta de matrimonio. La documentación es en español y las respuestas necesitan ser en español; México es muy exigente sobre los documentos oficiales, así que es mejor solicitar ayuda si el lenguaje es un problema.

El siguiente paso será subirse al avión. Es una buena idea planear estar en México al menos dos semanas antes de la boda, la documentación necesita ser presentada en el registro civil al menos una semana antes de la fecha de la boda. Algunos estados en México requieren que, además de toda la documentación mencionada antes, ambas partes deberán de entregar un certificado de salud actual, que puede hacerse en muchos centros de salud públicos o privados, con las pruebas de VIH, enfermedades de transmisión sexual y tipo de sangre. Los últimos requerimientos para casarse son una copia del formato migratorio de turista recibida una vez que se entra a México y si uno de los cónyuges es Mexicano por nacimiento, permiso del Instituto Nacional de Migración para que el extranjero pueda contraer matrimonio con un ciudadano mexicano. Todos los documentos deben presentarse en el registro civil en original y copia.

Después de presentar la documentación, el registro proporcionará un formulario para el banco, que en el caso de la Ciudad de México, se puede usar cualquier banco para el pago de los derechos correspondientes; después, el recibo de pago necesitará ser regresado al registro. El lapso de tiempo entre la presentación de la documentación y la fecha para la ceremonia es una gran oportunidad para hacer cualquier planeación de último minuto o, si todo esta listo, una gran oportunidad para explorar un poco el centro de México o cualquier parte de México donde se encuentre.

La ceremonia de matrimonio será simple, la ceremonia en sí toma menos de media hora, en algunas casos el registro civil tendrá un fotógrafo que tomará fotos para sus archivos y para los periódicos locales, aunque es una buena idea el considerar contratar a un fotógrafo profesional.

Antes de regresar a casa, el certificado de matrimonio debe ser apostillado por la Secretaría de Gobierno en la Ciudad de México para que sea un documento legal en Estados Unidos o en otro país que sea parte de la Convención de la Haya Sobre la Apostilla, de lo contrario, será necesario ir a través del proceso de legalización.

MATRIMONIOS DEL MISMO SEXO

En noviembre del 2006 la Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprobó una ley reconociendo algunos derechos que las parejas del mismo sexo alrededor del mundo han peleado por décadas, tal como la herencia y la mancomunidad de bienes, esto lo hicieron creando una nueva institución legal llamada “Sociedad de Convivencia”. Esto fue un gran paso hacia la eliminación de la discriminación en México contra los homosexuales, pero algunos grupos a favor de los derechos de los homosexuales se opusieron a la distinción entre un matrimonio para heterosexuales y la unión civil para homosexuales, reclamando que “igualdad” significa los mismos derechos para todos, por lo que en el otoño del 2009 el gobierno de la Ciudad de México acordó modificar el Código Civil para el Distrito Federal a efecto de que la definición de matrimonio se leyera “la libre unión de dos personas compartiendo la vida para obtener respeto, igualdad y ayuda mutua para ambos”. Esta modificación establece igualdad de derechos y posibilidades para matrimonios compuestos por cualquier genero, aún el derecho a la adopción. Es importante mencionar que aun cuando algunos estados de la república y el Gobierno Federal se quejaron acerca de esta modificación, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, declaró que esta modificación era constitucional.

Este cambio, una decisión monumental para un país notoriamente católico, sentó las bases para considerar a las familias iguales, sin importar el genero que las compone. Ahora todas las familias pueden tomar ventaja de la seguridad social u otros beneficios anteriormente reservados para las familias tradicionales compuestas por una mujer y un hombre. Este cambio en las leyes también hacen de México una opción conveniente y divertida para hacer ese compromiso que tal vez no es posible hacer en casa.

CONCLUSIÓN

Como se ha dicho antes, este procedimiento de matrimonio puede hacerse por cualquiera con un poco de iniciativa, un poco de español y mucha paciencia. Para personas sin tiempo, sin ningún conocimiento del español o parejas que busquen reducir el estrés esperando tener la boda más romántica posible dejando la documentación a alguien más, el uso de un consultor experimentado puede ayudar a agilizar el proceso de matrimonio haciéndolo una experiencia “lista para disfrutarse”.

Acerca de los autores: Solomon Freimuth es ciudadano americano residente y casado en México, actualmente cursa la licenciatura en Derecho. Gustavo Calderón es abogado mexicano experto en derecho inmobiliario, derecho migratorio, derecho agrario y profesor de derecho de familia. Ambos autores son parte de la firma CHF Calderón & Asociados en Playa del Carmen, México. Para más información acerca de esta firma, visite www.c-a.mx o contáctenos vía e mail a info@chfmexico.com La copia, distribución o publicación de este artículo, total o parcial, es permitida siempre que el trabajo sea atribuido a sus autores exactamente como se menciona en este párrafo.